lunes, 25 de abril de 2011

Oda al coche rojo

Cuatro ruedas en las bandas

Cuatro tiempos de motor

Van volando como nubes

en un cielo de algodón


Corren solos por la carretera

Queman ruedas de tractor

Vehículos que no andan en la acera

Más potentes que un camión


Brillantes y flamantes autos

Rojos de su único color

En los días de dulce verano

Enseñan su fuerza al sol


Brillan como los relámpagos

Deslumbran con su calor

Demuestran a la admirada gente

Quien tiene de ahí el control

No hay comentarios:

Publicar un comentario